• Últimas noticias

    100% Energía Renovable

  • 1

Blog fotovoltaico

Todo lo que deberías saber sobre autoconsumo eléctrico. Antes de hacerlo, toma nota de todos los aspectos que debes plantearte y tener en cuenta.

Tipos de Autoconsumo

A. Autoconsumo aislado

En este caso estamos desconectados de la red eléctrica, no tenemos contrato con ninguna comercializadora, ni distribuidora. Significa que somos autosuficientes y tenemos suficiente con la energía que generamos, y que dependemos únicamente de nuestra generación.

En este caso puede que nuestra generación no sea suficiente en algún momento y tengamos cortes puntuales, dependerá también de nuestra capacidad de almacenaje (baterías).

B. Autoconsumo conectado a la red

Cuando tenemos nuestra instalación de autoconsumo pero estamos conectados a la red de distribución. Interesante porque de esta forma podemos tener suministro cuando no disponemos de energía propia.

– Consumo instantáneo (o con vertido 0) No inyectamos energía a la red, incluso aunque generemos energía que no utilicemos o no almacenemos.

– Consumo con vertido a la red de distribución. En este caso enviamos los excedentes de energía a la red. Es una opción interesante para el bolsillo del consumidor, que será retribuido por esa energía.

Balance neto: No hay compensación dineraria para el consumidor. Permite verter a la red eléctrica el exceso producido por un sistema de autoconsumo con la finalidad de poder hacer uso de ese exceso en otro momento.

Venta a la Red: en el que se fija un precio por la energía vertida a la red de distribución. En este caso no se consume la energía generada.

Los equipos que necesitas si quieres energía limpia

Una de las principales barreras de entrada es la infraestructura que necesitarás para generar energía por ti mismo. Por norma general requiere una inversión importante, pero que podremos amortizar a medio plazo.

Lo que necesitas:

1. Paneles solares o mini-eólica

Sin duda ganan por goleada los paneles solares. Primero porque España es un país extremadamente soleado (en la mayoría de su territorio) y podemos obtener energía fácilmente del sol. Pero también porque la evolución tecnológica de la última década ha hecho este sistema de autoconsumo más asequible.

Se pueden comprar e instalar fácilmente con la ayuda de un técnico. Además no requiere tener terreno ya que podemos instalar los paneles solares en el techo de la vivienda.

O bien… podemos optar por la denominada mini-eólica, que puede obtener la energía del viento. En este caso también es una opción viable si tenemos espacio y estamos dispuestos a realizar la instalación requerida.

2. Regulador de carga

El regulador tiene la misión de controlar la corriente que es absorbida por la batería y así evitar que se sobrecargue peligrosamente. Al mismo tiempo evita que se deje de aprovechar la energía captada por los paneles o el aerogenerador. En caso de no disponer de baterías no necesitaremos el regulador de carga,

3. Inversor

Es un convertidor que transforma la energía de corriente continua procedente del generador en corriente alterna. En la mayoría de casos viene incluído con la mini-eólica, aunque no en la placa fotovoltaica. Nos encontramos con dos tipos en función del tipo de instalación de autoconsumo.

También puedes comprar un limitador de corriente para no verter a la red. Pero por tema de espacio y cableado es más aconsejable el inversor con vertido cero.

4. Las baterías

Para almacenar la energía cuando generamos y utilizarla cuando no podamos generar nuestra energía. Puede ser porque sea de noche, esté nublado, se produzcan sombras por la posición del sol o bien porque el consumo es mayor que la potencia generada en algún momento del día. O en el caso del aerogenerador, que no haya viento.

Las baterías son la parte más cara de la instalación. Mientras las placas y aerogeneradores tienen una vida útil de 25 años aproximadamente, estos otros suelen tener 15, por lo que tendremos que invertir más veces para mantener la instalación.

En algunos tipos de autoconsumo se necesita instalar contadores bidireccionales, y aparte otros materiales como cableado, soporte de estructuras, etc.

Dependencia de las renovables

Cuando hablamos de autoconsumo, hacemos que parezca sencillo pero cuando nos desconectamos de la red eléctrica dependemos de las energías renovables. Tanto para lo bueno como para lo malo.

Pero la energía fotovoltaica nos condiciona, porque es intermitente. De día tienes energía y de noche se suspende el suministro. Si no tenemos baterías con suficiente capacidad como para almacenar la energía que vamos a necesitar durante la noche o incluso en periodos de días lluviosos en los que la producción sea inferior al consumo que realizamos, podemos arriesgarnos a quedarnos ‘a oscuras’. Con todo lo que ello significa.